Con la celebración de las elecciones en Estados Unidos, y de las "sub-elecciones" para elegir candidato, en todos los medios de tecnología se habla mucho de cómo un bando y otro la emplean. Existen multitud de temas que se pueden asociar en gran variedad de artículos, desde el uso de la web social, cómo la teoría de la larga cola impacta en la política (o eso creo yo...) hasta medios de activismo político vinculados a la tecnología...

El motivo de este post es comentar el interesantísimo artículo de la MIT Technology Review acerca de la campaña de Obama y sus aciertos con el uso de la web social.

  • Me ha llamado especialmente la atención el uso de una red social para la organización de eventos a lo largo de todo el país, siendo además una base de datos "actualizada" puesto que se trata de datos facilitados voluntariamente por sus usuarios... lo que le confiere desde mi punto de vista un valor muy muy alto...

  • Además de eso, otro gran dato a destacar creo yo es cómo el uso de la web, su correcta gestión ha hecho aparecer desde mi punto de vista la teoría de la larga cola... aplicada en este caso a que el 48% de los fondos que Obama ha recolectado para su campaña procedía de donaciones inferiores a 200$, frente al 33% de Clinton. Es decir, la suma de los pocos...

En todo el artículo se comenta que Obama ha hecho de los medios sociales la base tecnológica de su campaña, orbitando alrededor de los mismos desarrollándolos y haciendo uso de los mismos como elemento central, no sólo como "algo que hay que tener".

No obstante, el artículo que comento tiene una carencia que yo creo importante, y que he visto en un documento resumen de un congreso acerca de Nuevos Medios organizado por Edelman (que se puede obtener esta entrada del blog de MicroPersuasion), indicando que un seguidor de Obama había creado una web en MySpace en 2004 que llegó a reunir 130.000 amigos pero cuando ese trabajo de voluntario absorbía demasiado tiempo solicitó ser remunerado por ello... la reacción que se comenta es que el equipo de Obama solicitó que se clausurase ese sitio... y esa medida no es precisamente muy social. Por supuesto, antes de criticarla habría que ampliar más información, pero no parece ser muy "2.0" el modo de actuar.

Aún con esa carencia en el artículo desde mi punto de vista me parece muy interesante, tanto desde el punto de vista político como empresarial.