Tras mucho tiempo sin publicar nada... debido a mil y un cambios en mi vida, espero volver para postear algo más frecuentemente...

Me he cambiado de trabajo (y medianamente de sector), además de que he tenido muuucho trabajo del Master, poco tiempo... en fin, así es la vida!!

La cuestión es que en el puente de noviembre, de los días 1 y 2 de noviembre estuve en Galicia y aprovechando el buen tiempo que hacía pues a hacer salidas con la Vespa... y en una de esas salidas ¡¡se me pinchó la moto!! Jajajajajaja, yo que creía que esas cosas ya no pasaban (cruzando los dedos y tocando madera no recuerdo el último pinchazo del coche que haya dejado la rueda KO en nada de tiempo como me pasó con la moto...). Aquí os dejo una foto:



En esa se ve el pinchazo en toda su magnitud... la cuestión es que iba por una recta y empecé a notar como la moto empezaba a vibrar... a "culear" pero muy poco... temeroso de mi de que se hubiese soltado la rueda me detuve en un lado y miré la rueda y los tornillos, los tornillos perfectamente... y la rueda un poco baja... no había ninguna gasolinera cerca así que el pensamiento fue, "despacito para casa a hinchar la rueda que eso es un peligro...", inconsciente de mí, a los 100 m la vibración se hacía ya muy muy fuerte y antes de acabar por el suelo (además recuerdo que pensaba, "lo peor no es caerte, es que viene un coche y te pisa y acabas como el Coyote y Correcaminos" y me imaginaba el cuerpecillo como un papel cayendo al suelo moviéndose como un péndulo). Así que me detuve (justo delante de una cafetería), me pasé un par de metros (para detenerme despacio y con seguridad) y luego no os podéis hacer idea (bueno, si os ha pasado supongo que sí) de lo que pesa la moto y lo difícil que es de mover la moto con la rueda trasera pinchada!!

Lo mejor de todo... ¡¡las Vespas tienen rueda de repuesto!! y lo peor de todo... ¡¡no llevaba herramientas para cambiársela!! Es decir, tenía la rueda pero no tenía llaves ni para sacar la de repuesto ni la rueda trasera... con lo cual la moto "miraba al infinito" esperando una solución (día 1 de noviembre a eso de las 12 de la mañana...):



La solución que me quedaba ya (hombre, no iba a llamar a la asistencia por una chorrada como esta) que estaba solo en casa era llamar a un amiguete... jejejejeje, claro que hay que saber a quien llamar porque había algunos que seguro estaban durmiendo (hoy día festivo=ayer juerga)... ¡¡como así era!! Un amigo que estaba despierto me trajo muy amablemente unas llaves para cambiar la rueda... y listo!! A seguir paseando en la Vespa!! En fin, aventuras increíbles y emocionantes que te hace pasar la Vespa... y si fuese un vespero más experimentado o de otra generación seguro que además de una bujía llevaría en la moto llaves para sacar ambas ruedas...

En fin, sabe más el zorro por viejo que por zorro... y ahora entiendo el porqué!!