Consumidos. Ese era el título del documental al que ayer Documentos TV dedicó su espacio. Consumidos somos nosotros, consumidos somos aquellos que siempre queremos algo más, los que nunca nos es nada suficiente... hasta el extremo mostrado, que eran personas como tú y como yo realmente enfermas... Enferma por las compras, que no pueden salir con tarjetas de crédito a la calle, que en su terapia deben justificar con tickets todas sus compras... vamos, vivir en una justificación de nota de gastos permanente... por haber sido llevados hasta el extremo por nosotros mismos.

Creo que gran causa de la búsqueda de la satisfacción personal y la realización que encontramos en las compras es porque desde la televisión y nuestro alrededor nos alimentan expectativas de crecimiento personal que no todo el mundo (por diversos motivos, no valoro eso) es capaz de sacar adelante... y eso nos frustra, nos deprime y nos causa traumas. Y para mitigarlo buscamos escudos, sensaciones y "terapias" como las compras, pensando que eso nos dará el "status" que por nuestra posición "natural" no podemos alcanzar... teniendo de todo, lo mismo que esas personas que vemos por la tele y que envidiamos...

Me parece recordar que era el presidente de la asociación de creativos publicitarios quien decía que la responsabilidad última es nuestra como consumidores... cierto es, pero eso no justifica nada... es como las campañas de los accidentes, del tabaco... los responsables últimos somos nosotros con nuestros actos individuales, pero el aliento que recibimos y los estímulos que nos impactan no nos dejan indiferentes, y lo que es peor, no somos capaces de discriminar esos impactos y aislar lo alcanzable -dentro de los sueños- de lo soñado... puesto que si la realidad que nos muestran es la que queremos y por alguna razón no podemos alcanzarla no nos satisface y nos estresa y traumatiza (porque lo queremos YA).

¿hay que regular esos impactos y esas sugestiones a las que nos vemos sometidos? No lo sé... y no lo creo. Quizás con una mejor educación y un mayor refuerzo en nuestra personalidad podremos hacer frente a esos mensajes, o al menos quedarnos sólo con los que nos interesen y algunos de esos problemas desaparecerían... pero si aquellos que nos deben inculcar esos valores y capacidad analítica están sometidos a los dictados consumistas ¿quién nos puede ayudar? ¿relmente existe alguien o algo con suficiente autoridad "moral" para decirnos "no miréis".. "no hagáis caso"? ¿Somos desde que nacemos programados para ser consumistas como si estuviésemos "En un mundo feliz"?

En fin, creo que era un psiquiatra comentaba que hoy en día "comprar no satisface las necesidades, sino que se hace de comprar la necesidad en sí misma". Y ahí reside el problema para muchos de nosotros...