En los dos últimos fines de semana he estado restaurando el velocímetro de la Vespa. Cuando digo restaurando no me refiero a nada complejo dentro de la maquinaria sino a cambiarle el "cerquillo" y el cristal, que tras cuarenta años estaban un poco "gastados" y viejos... y no lucían cromados como el resto de las piezas de la moto.

No tengo fotos del velocímetro en su estado primitivo -fallo mío-, he de decir que para extraer el cerquillo lo hice con unos alicates muy finos (de cortar cables de electrónica) para desdoblar el cerquillo que se sujetaba a la pieza principal por medio de unas "dobleces". Luego estaba el cristal pegado con una especie de goma y entre la pieza principal y el cristal estaba una arandela muy fina metálica.

En resumen, la secuencia del montaje en base a las piezas que podéis ver en la siguiente foto es (de abajo -pegado a la moto- a arriba):
  • Goma externa al velocímetro, se coloca entre éste y el manillar de la Vespa (pieza 4)
  • Parte principal del velocímetro (pieza 1)
  • Arandela fina metálica que "enmarca" los números en el velocímetro (pieza 3)
  • Cristal del velocímetro (pieza 2)
  • Cerquillo del velocímetro (pieza 5)

piezas sueltas velocimetro

Dentro del velocímetro, sobre lo que arriba he denominado "pieza principal" he sellado con silicona la arandela, el cristal y el cerquillo. Pero la parte inferior que se ve aquí con silicona es de un paso posterior, en cuánto se había secado la parte interna (jejejeje, un fin de semana después), ya que tenía pensado proceder a doblar el cerquillo en su parte inferior como era el original.

Finalmente, debido a que yo no he sido capaz de hacerlo de las maneras "limpias" que se me ocurrían (se podría hacer con unos alicates, pero tenía miedo de "morder" el cerquillo y que quedase marcado), he decidido proceder a sellarlo completamente con silicona y no apretarlo muy fuerte al colocarlo en el manillar de manera que no "pince" hacia arriba el cerquillo. A ver así que tal funciona...

velocímetro restaurado -reverso-

Viéndolo de perfil es dónde se puede apreciar que no he doblado el cerquillo... espero que eso no me pase factura con el tiempo de manera que se me vaya "aflojando" y pueda haber algún hueco para que pase algo de agua...

velocimetro restaurado -perfil-

Y el resultado final puesto ya en la moto... ¡¡luciendo como si fuese nuevo!!

Velocimetro colocado en la moto

Y nada más... una experiencia interesante esta de restaurar el velocímetro, dedicándole más paciencia de la que creo que le he dedicado a algo en mi vida... por eso del tiempo de secado de la silicona y demás...

¡¡Esperemos que aguante cuando menos otros 40 años!!