Hoy he salido a dar una vuelta con la Vespa y mi hermana como acompañante (y paquete)... como no teniamos ninguna ruta prefijada ni más interés que pasear en la moto decidimos ir hacia el monte que hay tras mi casa (en cuya falda más o menos vivimos).

El monte en cuestión es el Xiabre, la entrada de la wikipedia no es del todo correcta (gran parte del monte es de Caldas de Reis , mi pueblo, y parte de Catoira creo... ¡¡se subsanará!!), lo cierto es que todo lo gratificante que es pasear en la Vespa se difumina con lo desolador del paisaje; todo quemado, desde el cruce en el "Alto del Pousadoiro" hasta bien entrada la pista que nos llevaría a la cima... no continuamos más hacia arriba y no sabemos exactamente hasta dónde llega pero lo desolador visto era más que suficiente...

Lo que antes sería un bucólico paseo en Vespa por un hermoso entorno natural es ahora tras el paso de los desalmados pirómanos un paseo por el Mordor más oscuro que Tolkien pudiese imaginar... manteniendo unas maravillosas vistas del mar y la Ría de Arousa... pero aderezado con el negro del monte quemado. Hace años tuvimos lo negro en el mar y ahora en la tierra...

Estrictamente vespistamente hablando cabe destacar lo bien que se ha portado la moto ya que éramos dos los "jinetes" sobre ella, enfrentándonos a unas cuestas con una pendiente considerable... subiendo la mayor parte del tiempo en su tercera marcha teniendo que reducir algunas veces a la segunda... pero genial el paseo.

Ahh, por cierto, íbamos equipados con nuestros nuevos cascos comentados en un post anterior...