Ayer estaba haciendo la maleta para irme a Galicia este fin de semana y, como mucha gente (sí, soy del montón), tenía la televisión de fondo. La escuchaba como una de esas tareas que dejamos en background y no atendemos conscientemente pero sí inconscientemente...

Atareado con mis labores oyendo la TV pusieron un anuncio, yo creo que era de Aspirina pero no puedo asegurarlo... acerca del dolor de cabeza. Decía algo así como "que el dolor de cabeza no te pare, tu decides cuándo detenerte", no exactamente pero creo que el mensaje es ese. Y se mostraba una persona (¿era una mujer? como comentaba anteriormente no presté toda mi atención) ocupada con un montón de tareas, llena de estrés y ni un minuto libre...

Mi reflexión es si realmente hay alguien que puede creer que domina a su cuerpo sólo por haberlo drogado, creer que dominas tus sensaciones por el hecho de ocultarlas... y lo peor, seguramente la gente que se cree eso a su vez creerá que domina su vida cuándo lo único que hace es convertirse en un zombie...

No quiero dar a entender que me creo más listo o que simplemente no me lo trago, porque estoy seguro que habrá gente que se sentirá identificada con el estrés del anuncio y le darán a la aspirina... pero bueno, así es la vida, unos manipulan y los otros "borreguean".

Creo que la publicidad comienza a rozar unos extremos curiosos, exageradamente es como fomentar la drogadicción... si estás mal tómate esto, no te hace falta descansar, no te hace falta plantearte tu modo de vida, no te hace falta que pienses por ti mism@... con esto se te va el dolor de cabeza y puedes seguir al 100% otro gran rato... y algún día griparás (¡y no me refiero a la gripe!).

Reconozco que no me gusta tomarme medicinas más que cuándo es imprescindible (a veces en cuanto siento que una gripe/catarro me amenazan me las tomo como "arma preventiva"), y sí me tomo Aspirinas muy de vez en cuando... pero prefiero un buen rato tumbado descansando que tomarme una aspirina. Si puedo utilizo el sustitutivo natural del descanso de la mente.

Cada vez me parece más interesante el mundo publicitario...